Blogia
noticias
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Muere el tercer inmigrante subsahariano en 18 días en la frontera de Melilla

Un inmigrante subsahariano, cuya identidad y nacionalidad se desconocen,
ha fallecido esta mañana en el Hospital Comarcal de Melilla después de haber
llegado malherido a la frontera con Marruecos. Según han informado a este
periódico fuentes de la Guardia Civil de Melilla, la pasada madrugada se produjo
un intento de asalto a la valla. El delegado del Gobierno en la ciudad autónoma,
José Fernández Chacón, ha confirmado este extremo, aunque ha subrayado que no
consta que ninguno de los implicados sufriera heridas. El caso está siendo
investigado por los juzgados de Melilla y por la Secretaria de Estado de
Seguridad. Se trata del tercer inmigrante muerto en 18 días en la valla de
Melilla.

Fuentes de la Guardia Civil de Melilla han explicado a EL PAÍS que sobre
las 5.15 horas se produjo un intento de asalto a la valla por parte de un grupo
no muy numeroso de subsaharianos, en torno a la veintena. Los inmigrantes
lograron traspasar la primera valla, donde fueron acorralados por los agentes,
que los entregaron a los agentes de la Mehanía (fuerzas auxiliares marroquíes).
Una hora más tarde y en la misma zona de la valla, dos inmigrantes, uno con
magulladuras en la garganta, pidieron auxilio desde el lado marroquí a los
agentes españoles el tramo de la frontera entre Zoco Had y el puesto de Farhana.
El inmigrante, "visiblemente herido y con dificultades para caminar" según
Fernández Chacón, fue inmediatamente trasladado hasta el centro sanitario, donde
ha fallecido sobre las 10.00 después de ser intervenido quirúrgicamente.

En rueda de prensa, el delegado del Gobierno ha confirmado el intento de
entrada en avalancha, pero ha subrayado que "no se produjeron heridos". Según el
delegado "no ha habido ningún problema" y "no se ha producido ningún tipo de
lesionados ni nada que se le parezca". El delegado del Gobierno ha detallado
que, tras ver al herido, los agentes avisaron a los servicios sanitarios del
061, que se presentaron "en pocos minutos" y trasladaron al herido al centro de
salud de Polavieja, desde donde se le envió, "ante las lesiones que presentaba",
al Hospital Comarcal de Melilla. Allí le atendieron un intensivista y un
otorrinolaringólogo, que decidieron operarle. Sin embargo, el inmigrante
falleció a las 10.00 "sin que se pudiera hacer nada por su vida", según
Fernández Chacón, que ha añadido que el suceso se puso "desde el primer momento"
en conocimiento de las autoridades judiciales.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Melilla ha
abierto una investigación en la que el Gobierno, en palabras de Fernández
Chacón, "prestará toda la colaboración para esclarecer este hecho lamentable".
Además, la Secretaría de Estado de Seguridad ha ordenado una investigación
interna con el mismo objetivo y "en aras de la transparencia". El delegado,
quien ha explicado que la Policía Judicial realiza gestiones para determinar la
identidad del fallecido, ha informado de que se le hará la autopsia para
determinar las causas de la muerte, pues sólo se sabe que en el momento en que
se presentó en la frontera "caminaba y respiraba con dificultad" y que podría
tratarse de una lesión en la garganta.

El inmigrante que acompañó al herido "no dijo absolutamente nada" sobre en
qué circunstancias se produjeron las lesiones. Por esta razón, Fernández Chacón
ha hecho hincapié en que, de momento, no se puede determinar el origen de las
heridas, al tiempo que ha insistido en que se presentó "desde territorio
marroquí". Éste es el tercer inmigrante muerto en 18 días en la valla de
Melilla, tras el fallecimiento de Ivo Joe, un camerunés de 17 años que perdió la
vida el 28 de agosto tras sufrir una rotura del hígado "por una posible caída"
al intentar saltar la frontera, según las autoridades marroquíes. El lunes día
12 murió otro subsahariano que desde el jueves anterior estaba ingresado en la
UVI del Hospital Comarcal de Melilla.

El inmigrante, cuya identidad y nacionalidad no han trascendido, había
sido acercado por varios compañeros hasta la valla tres horas después de que
agentes marroquíes reprimieran un intento de 200 subsaharianos para asaltar la
frontera. Las autoridades españolas calculan que unas 500 personas se ocultan en
los bosques cercanos a la ciudad marroquí de Nador con la esperanza de entrar de
forma ilegal en España. En los últimos tres intentos de entradas masivas por la
frontera de Melilla, ejecutados de manera coordinada a finales de agosto, se han
colado unos 100 inmigrantes. Para reforzar la seguridad en la frontera, ayer
comenzaron unas obras que permitirán elevar la altura de la la valla hasta los
seis metros en el tramo que va desde Beni Enzar hasta el paraje Villa Los
Abuelos.

ELPAIS.es
ELPAIS.es / AGENCIAS - Madrid / Melilla
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres